Pablo Escribano Tárregas

informando desde el 03/12

General y Otros Negocios

El amianto, un peligro latente para la salud

La evolución tiene sus bases en el desarrollo de nueva tecnología que le permite a los humanos optimizar cualquier actividad, y a su vez utilizar materiales menos dañinos para las personas y el ambiente. Este es el caso del amianto, el cual hemos utilizado desde hace más de 60 años y recientemente se ha demostrado que es causante de un gran impacto negativo en la salud, por lo que se ha prohibido en diversos países.

Sus excelentes características como aislante constituyeron la gran ventaja que popularizo el uso de este material en la industria manufacturera, en la metalúrgica y en la construcción, para protegerse del calor. Posteriormente fue utilizado en la fabricación de ciertos electrodomésticos, por lo tanto, estuvo presente inevitablemente en todas las áreas de la vida cotidiana.

Causas del amiantoamianto

El impacto grave es el que han causado los techos de fibrocementos, los cuales proliferaron en su momento por ser económicos y resistentes.  Anteriormente, estos techos estaban compuestos de una mezcla de cemento y fibras de amianto, estas últimas quedan suspendidas en el aire y el problema se inicia al ser inhalado. La exposición a estas fibras durante años es responsable de muchos casos de cáncer.

En España hasta el 2001 estuvo permitido el uso del amianto, a partir de ese momento se promueve su desinstalación y eliminación bajo la responsabilidad de empresas capacitadas que hagan uso de las buenas prácticas referenciadas por el marco legal vigente.

El mayor reto de ejecutar este trabajo, es garantizar que los empleados no estarán expuestos al peligro que representa el amianto, y esto se logra con el equipo de seguridad adecuado. De allí la importancia de que los particulares no intenten gestionar estos residuos sin ayuda profesional.

En cualquier área de la vida, siempre la seguridad debe ser lo principal, no se justifica poner en riesgo nuestra salud y la de nuestra familia. El desarrollo tecnológico nos ha permitido identificar los riesgos potenciales a los que estamos expuestos, debemos aprovechar esta información para buscar una solución adecuada a cada situación. La retirada de amianto es la única salida de este gran peligro latente, y solo se puede llevar a cabo con ayuda de especialistas.

 

DEJA UNA RESPUESTA