Pablo Escribano Tárregas

informando desde el 03/12

Actualidad y Cultura Ciencia y Tecnología Hogar, Tiempo Libre y Estilo de Vida Salud y Belleza

¿Cuál es la diferencia entre CE e CI?

La superación personal es un deseo natural para los seres humanos, pero para mejorarnos a nosotros mismos, primero debemos comprender nuestras limitaciones y nuestro potencial. Durante muchos años, con respecto al estudio de la mente, se pensó que la inteligencia era el elemento más importante que guiaba nuestras vidas.

A principios del siglo XX, se desarrolló un medio formal para medir la inteligencia: la prueba del coeficiente intelectual (CI). Sin embargo, en los últimos años, se ha propuesto una nueva teoría, centrada en el CE (cociente emocional) de las personas. Existe una gran cantidad de debate en torno a la relación, similitudes, diferencias y fortalezas de CE e CI, y si alguna vez vamos a aprender qué es lo que realmente nos motiva, todos deberíamos entender un poco mejor estos dos conceptos.

CI – Cociente de inteligencia

Las primeras pruebas de cociente de inteligencia se desarrollaron en las primeras décadas del siglo XX y son los puntajes generados por varias pruebas estandarizadas diseñadas para evaluar la inteligencia humana. Lo único de las pruebas de coeficiente intelectual es la estandarización de la puntuación basada en una relación de edad y rendimiento.

Finalmente, surgió la creencia de que CI medía la inteligencia fundamental de una persona y no cambiaría a lo largo de la vida de una persona. Desde entonces, se ha demostrado que esto es incorrecto (consulte este artículo para obtener más detalles), pero las pruebas de coeficiente intelectual se hicieron muy confiables y muy populares.

Debido a su popularidad universal, el conocimiento y los hechos específicos se incluyen en un grado muy limitado en las pruebas de coeficiente intelectual. En cambio, un coeficiente intelectual mide sus habilidades para resolver problemas, intuición, reconocimiento de patrones, razonamiento, lógica, matemáticas y una serie de otras habilidades fundamentales que no están necesariamente determinadas por los hechos que ha memorizado. Esencialmente, las pruebas de coeficiente intelectual miden cómo alguien aprende, entiende y aplica la información en diferentes entornos.

Esto es fundamental para todo en nuestras vidas, incluidas nuestras carreras, nuestros comportamientos fundamentales, conducir un automóvil, leer un libro y todo lo demás. Claramente, tener un coeficiente intelectual más alto puede ayudarlo a progresar en su carrera académica y profesional, y realizar las tareas necesarias de la vida diaria. Sin embargo, esa no es toda la historia.

CE – Cociente emocional

Si bien muchas personas tienen la idea errónea de que CE e CI se oponen, en realidad son simplemente diferentes. Mientras que CI mide cómo las personas aprenden, entienden y aplican la información, CE mide cómo las personas aprenden, entienden y aplican el conocimiento emocional. Más específicamente, un puntaje de CE (cociente emocional) refleja qué tan bien una persona puede comprender sus propias emociones y las de los demás, diferenciarlas y utilizar ese conocimiento para guiar sus acciones y comportamientos. Aquí el CI más alto marca por supuesto una buena diferencia.

¡Esta inteligencia emocional (IE) es extremadamente importante para los seres humanos, especialmente porque somos seres emocionales!

La capacidad de comprender, controlar y utilizar sus emociones es crucial para el éxito en el trabajo, las relaciones, los asuntos familiares y la salud personal (física y mental). Ahora, echemos un vistazo más de cerca a las cinco facetas de la IE.

Autoconciencia: Muchos argumentan que es el aspecto más importante de la IE, la capacidad de “conocerse a sí mismo” y evaluar honestamente las fortalezas, debilidades, errores e intenciones.

Autorregulación: entender sus emociones es una cosa, pero mantenerlas bajo control y usar la racionalidad para guiar su comportamiento, en lugar de instinto, también es muy importante.

Empatía: reconocer las necesidades emocionales en los demás y apoyarlas de manera efectiva en la forma en que lo requieren es una clave para las relaciones interpersonales. Esta es la capacidad de ver a otras personas como humanos, llenos de fallas e inseguridades, como tú.

Habilidades sociales: interactuar con otros de manera normal y aceptable, y comprometerlos tanto social como intelectualmente, es una excelente manera de crear relaciones y ser un gran líder. Hacer esto con respeto y compasión es el signo de una alta IE.

Motivación: perseguir sus sueños, establecer metas a largo plazo y avanzar hacia el éxito es la señal de alguien con una alta IE.

Como puede ver, estas habilidades son increíblemente importantes para el éxito en todos los aspectos de la vida, pero no tienen nada que ver con la resolución de problemas, el razonamiento, los acertijos matemáticos o el reconocimiento de patrones (en el sentido clásico de estas habilidades). Obviamente, debe considerarse el CE al analizar el potencial de una persona para tener éxito. Entonces … ¿CI o CE? ¿Cuál es realmente más importante?

¿CI vs CE?

La respuesta corta … tampoco es “más” importante o “menos” importante. Hay aquellos investigadores que sugieren que CE forma la base de todas sus interacciones e impulsos, incluido el proceso de aprendizaje, lo que afecta su coeficiente intelectual y el desarrollo cognitivo. Sin embargo, otros afirman que CE está sobrevalorado y tiene un efecto limitado en su éxito general en la vida. Considérelo de esta manera, tener un coeficiente intelectual alto podría ser un buen predictor de una carrera o industria, pero su puntaje de CE determinará qué tan bien funcionará en esa posición (por ejemplo, trabajo en equipo, liderazgo, etc.).

En el mundo profesional, CE ha ganado una gran popularidad, y muchos estudios han demostrado que CE tiene un impacto significativo en el desempeño laboral, las habilidades de entrevista, las primeras impresiones, la venta, así como otros aspectos de los negocios comúnmente asociados con una estrella en ascenso. en el lugar de trabajo.

CI siempre tendrá un lugar importante, porque ha demostrado su fiabilidad durante casi un siglo. Además, una prueba de coeficiente intelectual es relativamente objetiva, mientras que las pruebas de CE son inherentemente subjetivas (por ejemplo, las personas intentan obtener una buena puntuación y, por lo tanto, pueden no responder honestamente). Esto hace que sea más difícil cuantificar el valor o el impacto de los puntajes de CE en la población general.

La teoría predominante es que CE e CI no funcionan en oposición entre sí, sino que son aspectos complementarios de un individuo que a menudo se superponen y trabajan juntos.

En lugar de pensar en CE e CI como batallar en un duelo de personalidad sin fin, reconoce el valor de ambos conjuntos de habilidades, mejóralos siempre que sea posible y disfruta de los beneficios que puede aportar una poderosa combinación de CE / CI.

DEJA UNA RESPUESTA